5 CLAVES PARA ELEGIR EL CALEFACTOR DE BAÑO PERFECTO

por Elvira | lunes 4 de diciembre 2017

En estas fechas en las que el frío se empieza a instalar en casa, llega el momento de sacar el calefactor de baño eléctrico o comprar uno si aún no tienes o el del año pasado terminó estropeado. En invierno es importante mantener el baño caliente, de esta forma, además de hacer nuestras duchas y baños mucho más placenteras, evitaremos coger un catarro al pasar del calorcito del agua caliente al frío polar que se instala en el baño ayudado de la humedad que suele invadir estas estancias de la casa. Un calefactor de baño es muy práctico cuando habitan en casa niños pequeños o ancianos, sus duchas serán más agradables y como ya hemos dicho, evitaremos enfriamientos y catarros.

La tarea de elegir un calefactor para el baño es bastante complicada ya que hay diferentes tipos de calefactores dependiendo de la zona donde se va a poner y el uso que se le vaya a dar. Para poner en el baño el más recomendable, aunque suene contradictorio, por aquello de que la electricidad y el agua no son buenos amigos, es un calefactor de baño eléctrico.

Las estufas de butano o las de parafina por ejemplo, no se pueden usar en el baño, por tratarse de un espacio pequeño donde este tipo de estufas necesitan más oxígeno para funcionar del que hay disponible  y en pocos minutos, la estufa se apagará por motivos de seguridad.

En viviendas con calefacción centralizada por radiadores o suelo radiante, el baño suele estar preparado y acondicionado también con este tipo de calefacción, pero aún así, habrá días que necesite un calefactor adicional cuando no tienes la calefacción conectada.

Existen diferentes tipos de calefactor de baño eléctrico, aunque todos ellos tienen algo en común; no requieren de instalación (como mucho anclarlos a la pared), y basta con enchufarlos a la corriente para que funcionen. Cuanta mayor sea la potencia del calefactor eléctrico mayor será la superficie que podamos calentar, pero no hemos de volvernos locos comprando el más potente, ya que hablamos de calentar el baño que es una estancia pequeña.

 

A continuación te mostramos varios tipos de calefactor de baño eléctrico y sus características. Casi todos los puedes de comprar de 2 tipos.

  • Con soportes para dejar en el suelo o cualquier otra superficie, aunque estos podrían ser peligrosos al tener más riesgo de ponerse en contacto con el agua.
  • De tipo mural. Esta opción es la más segura, ya que al colocarlo en la pared corre menos riesgo de mojarse y provocar un accidente, Estos son los más aconsejables sobre todo en casas donde hay niños, el único inconveniente es que al estar anclados en la pared no podrás llevarte el calefactor a otra estancia de la casa.

 

CALEFACTOR DE BAÑO CON SISTEMA DE VENTILACIÓN (TERMO VENTILADOR)

Se caracterizan por ser aparatos de uso sencillo y de tamaño compacto, es decir, se manejan fácilmente y son pequeños y cómodos de transportar de un sitio a otro. También existe una gama de este tipo de calefactores que se pueden anclar en la pared, los más sofisticados tienen la apariencia de un split de aire acondicionado y se manejan con mando a distancia, suelen ser programables lo que unido a su termostato resulta muy cómodo para tener el baño caldeado y no gastar más electricidad de la cuenta.

Ventajas:

  • Se calienta con rapidez y el calor se nota enseguida. Y gracias a su termostato podemos mantener la temperatura en nuestro baño reduciendo el consumo. 
  • Es muy difícil de quemarse con un termoventilador, son fríos al tacto, ya que su recubrimiento no permite el calentamiento de la superficie, pero hay que tener mucho cuidado con cubrirlos con toallas o ropa ya que esto resulta peligroso, de ahi la ventaja de colgar el calefactor.
  • Es ideal para calentar espacios pequeños. (como es el caso de un cuarto de baño)

Inconvenientes:

  • Tienen un consumo eléctrico elevado, suelen estar próximos a los 2000w lo que puede dar lugar a que en viviendas que tienen contratada una tarifa baja pueda saltar el diferencial si conectamos el termoventilador al tiempo que el secador del pelo, por ejemplo.
  • Su sistema de ventilación, aunque es muy rápido, puede ser un poco ruidoso (siempre dependiendo de la calidad del calefactor), algo que puede ser molesto para muchas personas.

 

CALEFACTORES CERÁMICOS

Estos calefactores también son de aire, pero este aire pasa por una placa cerámica que se va calentando. Al forzar el aire a pasar por la placa cerámica, este sale mucho más caliente que el aire que desprende un termoventilador convencional.

Ventajas:

  • Con mucha menos energía eléctrica  se obtiene mayor resultado.
  • Son más silenciosos que los termoventiladores convencionales.
  • Suelen incorporar un cuerpo oscilante para repartir mucho mejor el calor.

Inconvenientes:

  • Aunque los calefactores cerámicos desprenden un aire más caliente, este sale con menos intensidad que los termoventiladores de siempre, y esto, para quien le guste un caudal de aire más fuerte, puede ser un inconveniente.

 

ESTUFAS INFRARROJAS Y HALÓGENAS

Se caracterizan por estar formadas por uno o varios tubos de cuarzo con resistencia interior los infrarrojos o lámparas halógenas, estos se calientan al hacer pasar la electricidad por la resistencia o la lámpara y generan un calor agradable y rápido (aunque no tan rápido como los termoventiladores) a través de radiación electromagnética y desprenden el calor generando una sensación cálida y agradable.

 

Ventajas:

  •  Tienen menor consumo y un calor que no reseca el ambiente.
  •  Se calientan con rápidez y el calor se hace de notar en muy poco tiempo.
  •  Son totalmente silenciosos.
  • El consumo del calefactor cerámico es más bajo que el de la estufa infrarroja.

Inconvenientes:

  • El calor solo llega a las personas u objetos que están cerca, pero al ponerlo en un cuarto de baño, este sí es efectivo y da un calor agradable, ya que un baño es una estancia pequeña aunque se requiere de más tiempo conectado para caldear todo el baño.
  • Si lo colocamos en el hueco que se suele dejar para estas estufas ( sobre la puerta) para evitar peligros de quemaduras o incendio, al ser una zona alta el tiempo que se necesita para calentar la estancia es mayor y aunque el consumo no suele pasar de los 1200w al tenerlo más tiempo no resulta más barato su uso que los calefactores de aire.

 

TOALLERO ELÉCTRICO

Este tipo de calefactor se fija a la pared y apenas ocupa espacio. No requieren de instalación extra, simplemente colgarlos. Calienta las barras generando un agradable calor al tiempo que seca las toallas y las mantiene calientes. Y Ojo con el que compras, asegúrate que tenga protección IP44 frente al polvo y la humedad.

 

Inconvenientes:

  • Su precio es mucho más elevado que cualquiera de los calefactores nombrados anteriormente.
  • Tardan mucho en calentar todo el baño y tendrías tenerlo encendido mucho antes de empezar a ducharte, porque si no no notarías el calor

Como hemos visto, todos los calefactores de baño son buenas opciones, cada uno con sus particularidades. Sin embargo, que te decantes por uno u otro dependerá de tus necesidades, gustos y presupuesto. Nosotros, creemos que una de las mejores opciones es el calefactor de baño cerámico Habitex. Ofrece un calor agradable e instantáneo. Además, consume menos que un termoventilador clásico.

Ahora te toca a ti, ¿con cuál te quedas?

 

Compartir:
¡Ahorra tiempo y dinero! Regístrate y te enviaremos las mejores ofertas para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *