POR QUÉ ES TAN NECESARIO UN DETECTOR DE MONOXIDO DE CARBONO EN TU HOGAR

por Elvira | lunes 18 de diciembre 2017

Hoy te explicamos por qué es tan necesario un detector de monoxido de carbono en tu hogar, para despreocuparte de todo y disfrutar con los tuyos. Ya nos hemos adentrado en la época en la que para calentarnos en casa necesitamos encender una estufa o cualquier sistema de calefacción.

En muchas casas se utilizan estufas de butano o de leña y pasan muchas horas del día encendidas. Cada año saltan las alarmas en los medios de comunicación con noticias desagradables relacionadas con monóxido de carbono o incendios por dejar el brasero encendido.

El riesgo de incendio o de intoxicación por gas o por monóxido de carbono existe todo el año, pero en estas fechas se incrementa debido a que con el frío llegan las estufas y utilizamos más materiales combustibles el riesgo aumenta.

Es por ello por lo que te traemos este post, porque queremos que pases un invierno tan calentito como seguro. A continuación te hablaremos de los detectores más comunes que puedes poner en casa para despreocuparte de los contratiempos que puedan surgir y disfrutes del invierno como mereces.

 

DETECTOR DE MONÓXIDO DE CARBONO

Un detector de monóxido de carbono, o detector de CO, es un aparato que tiene la función de verificar cuales son los niveles de este gas en casa e informan en caso que los niveles de CO sean altos. Este detector evalúa el aire continuamente, así que sabrías si el ambiente de tu hogar es propenso o no a tener altos niveles de monóxido de carbono, con lo que además de prevenir problemas, verificas la calidad del aire que respiras.

¿Por qué es peligroso no tener un detector de monoxido de carbono?

Es un gas resultado de usar combustibles como butano, propano, gasolina, queroseno, carbón, petroleo o madera. Es un gas sin color ni olor, insípido y tóxico, es llamado “El asesino silencioso”, es imposible detectarlo. Las chimeneas, calderas de gas y otros aparatos domésticos como estufas de gas u hornillos de cocina, pueden producir escapes de CO si no funcionan correctamente. Si existe la presencia de este elemento en el aire que respiras, este se adentrará en el sistema sanguíneo de la misma forma que lo hace el oxigeno, a través de los pulmones. El CO remplaza el oxígeno, cuando ha reemplazado una cantidad importante, produce asfixia.

Donde instalar un detector de monóxido de carbono

Lo mejor es colocar un detector de monoxido de carbono a poca distancia del suelo. Gracias a esto, el detector puede sonar y dar el aviso de que hay un nivel elevado de CO antes que este alcance el nivel normal de respiración. Es recomendable colocarlos cerca de las habitaciones, para que la alarma pueda despertarnos a tiempo, y en lugares donde se utilicen estufas de leña, butano,propano, queroseno…

Mantenimiento

Se recomienda inspeccionar, probar y limpiar el detector de monoxido de carbono al menos una vez al año. Si esta en un lugar donde es posible que coja mucho polvo, se debería limpiar al menos una vez cada 3 meses puesto que es muy importante verificar que los orificios en el frente de la alarma no estén bloqueados con suciedad y polvo. La prevención y mantenimiento con un detector de monoxido de carbono no debe ser tomada a broma.

 

 

DETECTORES DE GAS

Un detector de gas es un aparato que detecta la presencia de gas en el ambiente. Cuando detecta una concentración elevada de este en el aire, activa una alarma sonora y visual (en algunos casos).Es un equipo de seguridad bastante útil para mantener la tranquilidad ante posibles fugas. Pueden detectar varios tipos de gases como butano, metano y propano. Cuando la concentración de gas alcanza un nivel de riesgo, el dispositivo activa una alarma y un LED que alertarán del peligro. En función del modelo que tengas varían las dimensiones y el diseño, suelen ser aparatos muy discretos y compactos, así que podrán pasar desapercibidos en tu hogar.

¿Por qué es peligroso el gas?

La inhalación de gas provoca somnolencia y posible pérdida del conocimiento. Una fuga de gas se puede percibir por su desagradable olor, cuando esto ocurre, lo más recomendable es cerrar la válvula del gas, abrir las ventanas y cerrar la puerta de la estancia donde se ha producido la fuga. No obstante, los síntomas de inhalación de gas no son tan peligrosos como los que pueden producir la inhalación de monóxido de carbono.

Donde instalar un detector de gas

Se colocan en el techo, suelen funcionar conectados a la red eléctrica y su instalación es fija. No deben colocarse en lugares donde la temperatura baje de los 5ºC o suba de los 35ºC. Tampoco en zonas húmedas o donde haya corrientes de aire.

Mantenimiento

Estos detectores suelen tener una vida media de 5 a 6 años, más o menos, que es cuando el sensor suele empezar a fallar, aunque siempre dependerá del modelo y del mantenimiento que le des. Los expertos recomiendan mantener limpios los sensores pasando un aspirador por las rejillas cada 3 meses aproximadamente.

 

 

DETECTORES DE HUMO

Los detectores de humo son equipos que detectan un incendio en su etapa inicial, puesto que hacen saltar la alarma en la fase inicial del incendio y así poder evitar desgracias mayores. La señal que emite este tipo de detectores es acústica. Esto quiere decir que cuando se confirma la presencia de humo en el radio de acción del detector, éste emite una señal acústica que advierte a los inquilinos de la casa de la presencia del peligro.

 

Donde instalar un detector de humo

Estos equipos se pueden instalar tanto en el techo como en las paredes. No obstante, el lugar en el que su rendimiento será más eficiente es en el techo ya que el humo tiende a subir hacia arriba. Para conseguir mayor efectividad es recomendable instalar uno en cada estancia de la casa, sin embargo, no es recomendable instalarlos en zonas con mucho nivel de humo o de vapor de agua, como es el caso de cocinas y baños, puesto que este tipo de ambientes harían sonar la alarma constantemente.

Mantenimiento

Hay gran variedad de modelos, pero los detectores de humo domésticos suelen funcionar con pilas, por lo que hay que comprobar de vez en cuando que la pila no esté agotada. Lo ideal es comprobarlo cada 6 meses. Se recomienda limpiarlo de vez en cuando puesto que, como en los casos anteriores, pueden acumular polvo, lo que provocaría un funcionamiento defectuoso.

Si eres un@ usuari@ habitual de estufas, calentadores o cocinas que requiere de combustibles ya nombrados como leña, butano, propano o queroseno y quieres prevenir posibles fugas sintiéndote aún si cabe más cómod@ en tu hogar, échale un vistazo a los enlaces que te dejamos aquí abajo. Y recuerda, nunca esta de más prevenir, y para ello, un detector de monoxido de carbono es fundamental, así como cualquiera de las otras opciones que te mostramos. La decisión estará en ver cual se adapta mejor a tus necesidades.

 

Compartir:
¡Ahorra tiempo y dinero! Regístrate y te enviaremos las mejores ofertas para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *